¿Cuales son los felices sueños que canta tu corazón?
* * * * * *
¿Mantienes tu efectiva disposición de apoyarlos en su realización?
* * * * * *
¿Estás abriendo tu conciencia a toda la vida que quiere manifestarse a tu través?
* * * * * *
¿Cómo se está desplegando tu potencial de ser?
* * * * * *
¿Está aumentando tu sentido de aportación?
* * * * * *
¿Confías en la inteligencia de tu corazón?
* * * * * *
¿Te sientes enraizado en la abundancia de la vida y en su poder creador?
* * * * * *
¿Estás percibiendo el despertar de nuevas energías?

¿Te estás atreviendo a experimentar con nuevas formas de ser?
* * * * * *
¿Estás cambiando el paso a tus rutinas?
* * * * * *
¿Qué es lo que, por el simple deseo de jugar, estás probando más allá de lo habitual?
* * * * * *
¿Qué aspectos de tu experiencia vital están llamándote al cambio?
* * * * * *
¿Qué acciones pueden favoracer esa transformación?
* * * * * *
¿Qué enfoques pueden lograr un mayor equilibrio, belleza y armonización en tu mandala existencial?

¿Qué experimento cuando me visualizo protagonizando mis sueños?
* * * * * *
¿En esas felices escenas qué recibo?
* * * * * *
¿Qué doy?
* * * * * *
¿Con qué disfruto?
* * * * * *
¿En qué aspectos se despliega mi potencial?
* * * * * *
¿Qué talentos desarrollo?
* * * * * *
¿Qué cualidades manifiesto?
* * * * * *
¿Cómo vibro en la realización del sueño que canta mi corazón?

¿Cuáles han sido los momentos más inspiradores de tu vida?
* * * * * *
¿Qué matices de luz transmitías siendo protagonista de esas experiencias.?
* * * * * *
¿En qué otros momentos te has sentido igual?

¿Te resulta difícil encontrar coherencia entre tus valores y tu forma de actuar?
* * * * * *
¿Te asustan algunas circunstancias que tienes que afrontar?
* * * * * *
¿En qué áreas de tu vida te sientes desalentado o confundido?
* * * * * *
¿Para qué haces lo que haces?
* * * * * *
¿Disfrutas mientras lo haces?
* * * * * *
¿Qué es lo que promueve que algo, para ti, tenga sentido?
* * * * * *
¿Con qué estás realmente comprometido?
* * * * * *
¿De qué te sientes orgulloso?
* * * * * *
¿A qué estás agradecido?
* * * * * *
¿Con qué sientes entusiasmo?
* * * * * *
¿Qué te asombra y te maravilla?
* * * * * *
¿Qué te apasiona?
* * * * * *
¿Qué sabes de tus dones?
* * * * * *
¿Qué estás compartiendo con los que contigo van?
* * * * * *
¿En qué aspectos logras sentirte de utilidad?
* * * * * *
¿Por qué quieres que te recuerden los demás?

¿Qué aspecto de tu ser necesita aliento y orientación?
* * * * * *
¿Cómo es ese aspecto de ti?
* * * * * *
¿A qué área de tu vida está asociada esta energía?
* * * * * *
¿Con qué anhelo soñado está relacionado?
* * * * * *
¿Qué quiere?
* * * * * *
¿Con qué apoyos cuenta y qué recursos tiene para lograr lo que quiere?
* * * * * *
¿Qué tipo de obstáculos está viendo en su camino?
* * * * * *
¿Si los vence, que aprendizaje obtendrá y en qué forma crecerá?
* * * * * *
¿Cómo puede transformarse ese impedimento en la posibilidad de expansión de su potencial?
* * * * * *
¿Qué visión feliz es posible tras la superación de esa dificultad?
* * * * * *
¿Qué sentimientos están asociados a esa visión?

¿Se ha encaminado tu trayectoria en alguna nueva dirección?
* * * * * *
¿Contemplas tu experiencia desde más amplias perspectivas?
* * * * * *
¿Estás experimentando más sentido de rumbo y propósito?
* * * * * *
¿Has logrado superar alguna antigua limitación?
* * * * * *
¿Te sientes más presente, más auténtico y más vital?
* * * * * *
¿Te diviertes más?
* * * * * *
¿Has encontrado nuevos motivos de gratitud?
* * * * * *
¿Ha surgido un mayor sentido de aportación?

¿Qué has aprendido en el día de hoy?
* * * * * *
¿Qué has compartido?
* * * * * *
¿Se han encaminado tus acciones en la dirección de tus sueños?
* * * * * *
¿Has apoyado los sueños de los demás?
* * * * * *
¿Te has permitido ser con más libertad?
* * * * * *
¿Te has sentido útil?
* * * * * *
¿Qué aspectos de tu experiencia has honrado hoy?
* * * * * *
¿Has expresado agradecimiento?
* * * * * *
¿A quien has cuidado?
* * * * * *
¿Te has reído?
* * * * * *
¿En qué formas has expresado afecto?
* * * * * *
¿Te han demostrado cariño, respeto o reconocimiento?

De todo lo que tu corazón quiere ver, ¿qué es lo que ya estás pudiendo contemplar?
* * * * * *
¿Qué es lo que ha empezado a fructificar?
* * * * * *
¿Qué hay de nuevo para honrar y admirar?
* * * * * *
¿Algo en ti, antes desorientado, ha encontrado su sitio, su valor y su función?
* * * * * *
¿Has logrado desarrollar alguna capacidad hasta ahora sin emplear?
* * * * * *
¿En qué aspectos eres ya el cambio que en tu mundo quieres ver?
* * * * * *
¿Percibes tú vida en continua expansión?
* * * * * *
¿Qué sueños se están haciendo realidad?


¿Qué es lo que, en tu vida, reclama ser tenido en cuenta?
* * * * * *
¿Proyectos inacabados?
* * * * * *
¿Deseos insatisfechos?
* * * * * *
¿Heridas del pasado buscando sanación?
* * * * * *
¿Conocimiento que espera ser compartido?
* * * * * *
¿Talentos por desarrollar?
* * * * * *
¿Aprendizajes que piden ser aplicados?
* * * * * *
¿Nuevas ideas a poner en práctica?
* * * * * *
¿Afectos sin cauces de expresión?
* * * * * *
¿Situaciones estancadas anhelando fluir?
* * * * * *
¿Sueños que quieren hacerse realidad?

Atiende todo lo que en ti aún no ha encontrado su sitio, su valor y su función; comprometiéndote a acompañarlo en su evolución que es también el viaje hacia tu conciencia de realización en creativa expansión.
La marea de cada día deja en la playa inesperados tesoros. A veces son restos de nuestros sucesivos naufragios, y podemos transformarlos en material útil para nuevas travesías. Ola a ola… caracola.
Entrada al blog

¿Qué está en tu mano hacer para avanzar un paso más hacia tu soñada realidad?
* * * * * *
¿Qué harías si supieras que va a salir bien?
* * * * * *
¿Qué te gustaría hacer?
* * * * * *
¿Qué acciones intuyes que son las más adecuadas?
* * * * * *
¿Qué crees que debe hacerse? ?
* * * * * *
¿Qué imaginas que harían en esta situación las tres personas que más admiras?
* * * * * *
¿De qué dispongo en este momento y en qué me puedo apoyar para progresar hacia mis objetivos?

Juega de todas las maneras que se te ocurran a soltar lastre, a promover fluidez y a crear espacios para dar la bienvenida a todo lo que en ti está queriendo ser.

¿Qué aspectos de ese tú mismo que presientes no terminas de permitir que se hagan presentes?
* * * * * *
¿Qué parte apartada de ti no te atreves a amar abiertamente?
* * * * * *
¿Con qué ámbitos de la vida no logras una relación cordial?
* * * * * *
¿Qué es lo que aún debe ser amado para que no tenga que llamar tu atención disfrazado de conflicto y de dolor?
* * * * * *
¿Qué es lo que aún no encuentra un lugar en tu corazón?
* * * * * *
¿Cómo influyen estas resistencias en la manifestación de tu soñada realidad?

¿Qué desafíos has sabido percibir como oportunidades de aprender y crecer?
* * * * * *
¿Qué aspectos de tu ser aún no han encontrado formas de expresión?
* * * * * *
¿Incluyes en tu agenda momentos de diversión que puedas compartir con tu niño interior?
* * * * * *
¿Qué lugares, personas y eventos te ayudan a conectar con tu optimismo y alegría de vivir?

¿Qué pensarías, sentirías y harías si no te pareciera imposible?
* * * * * *
¿Qué acciones emprenderías si te sintieses libre?
* * * * * *
¿Qué decisiones tomarías si supieras que vas a tener éxito?
* * * * * *
¿Qué ves cuando miras por encima de algunas limitadoras actitudes y creencias?
* * * * * *
¿Qué hay más allá de tu techo de seguridad?

¿Estás alimentando tu espíritu con inspiradoras influencias?
* * * * * *
¿Qué te ayuda a mantener tu ánimo en un positivo enfoque y una optimista expectativa?
* * * * * *
¿Compartes tus talentos?
* * * * * *
¿Ofreces pensamientos “lianas” a quienes quieren jugar contigo a elevar su perspectiva?

¿En qué áreas de tu vida quieres promover más fluidez?
* * * * * *
¿En qué situaciones quieres sentirte más proclive a la acción y a la colaboración?
* * * * * *
¿Qué es lo que, en el día de hoy, quieres hacer motivo de celebración?
* * * * * *
¿Qué admiras, honras y valoras en tu experiencia vital?
* * * * * *
¿Eres consciente de todo el afecto que estás dando y recibiendo?

¿Cómo va tu plan de acción para apoyar a tus sueños en el viaje hacia su más feliz realización?
* * * * * *
¿Están siendo eficaces tus primeros pasos para salir del descontento y la insatisfacción?
* * * * * *
¿Cómo estás celebrando tus avances?
* * * * * *
¿Estás sabiendo valorar el camino que te lleva, el sueño que te eleva y el alma que te anima?
* * * * * *
¿estás encontrando saludables cauces de expresión para tus energías?

¿Hay algo que pueda entregar a los demás que, a su vez, me permita liberar mi potencial?
* * * * * *
¿Cómo puedo usar mi energía en acciones que, además de promover mi realización, beneficien a los de mi alrededor?
* * * * * *
¿En qué aspectos de mi vida puedo actuar con más libertad, confianza y generosidad?
* * * * * *
¿Estoy apoyando los sueños de los que están a mi alrededor?
* * * * * *
¿Tengo una actitud curiosa y receptiva hacia nuevas oportunidades en las que pueda tener cabida toda mi apasionada energía?

Además...

Y enlaces sobre ...

"Lo que el corazón quiere contemplar"

Meditaciones y visualizaciones
Por la noche, cuando no quedaba nadie en el parque, Dragona Candela había oído un rumor que, saliendo de la alberca, llamó su atención. Y estaba convencida que esas caracolas eran las autoras de esa vibración, que a veces parecía una llamada, a veces una canción; pero en todo caso, escucharlas le producía una preciosa y calmada emoción. Quería llevarse con ella esas caracolas cantantes.
"Lo que el corazón quiere contemplar"

En esta sección te presento, por separado, cada una de las meditaciones guiadas propuestas en el libro. Queda indicado el capítulo en el que están integradas. También te ofrezco la opción de escucharlas en audio. Deseo que te resulten inspiradoras.

"Observando la marea de tu vida" (Cap.1)

Escuchar en audio

Busca un lugar tranquilo: siéntate, quédate en silencio, cierra los ojos e imagina que estás en alguna escondida cala observando la marea de tu vida.

Toma conciencia del ritmo de tu respiración y sigue su compás visualizando con cada inspiración y expiración, olas que vienen y van. Olas que dejan en la orilla de tu atención aspectos valiosos de tu experiencia vital, como cualidades, aprendizajes, recursos, afectos y todo tipo de tesoros; incluidos restos de sucesivos naufragios, que te animo a contemplar como material útil para nuevas travesías.

Después de un rato valorando esos elementos de tu presente, vuélvete a preguntar por todo aquello que en ti quiere crecer y evolucionar. Escucha las respuestas sin prejuicios, acoge esos sueños con ternura y, a una con la inocencia de tu alma niña, juega a visualizar que en esa playa de tu paisaje interior descubres, recoges y escuchas, una caracola marina.

Caracola que al cantarte lo que canta el fondo del mar, imaginas que, desde su áurea proporción, está cantando a coro con la vida, que tiene ganas de jugar. Así dice ese cantar que, como final de este momento de introspección, te invito a recitar: Por pequeño que sea, todo sueña, y siguiendo el sueño que canta en su corazón, todo encuentra su sitio, su valor y su función en un sueño aún mayor, donde vibrando en sintonía, todo despierta latiendo con un solo corazón.

"Las semillas de los sueños" (Cap. 2)

Escuchar en audio

Siéntate en un lugar tranquilo, toma conciencia de tu respiración e imagina que con cada expiración entras más y más dentro de ti, hasta llegar al lugar donde esperan las semillas de los sueños que, en tu vida, quieren florecer. Son todos los deseos que has escrito en el tarjetón y has decidido apoyar en el viaje hacia su realización.

Imagina, además, que cual Totalidad dispones de un arco iris sin principio ni final y que estés en las circunstancias que estés, ese arco iris es capaz de llevarte más lejos de lo que puedas pensar.

Después, vuelve a poner la atención en tu respiración. Y con cada inspiración, imagina que recoges uno de los deseos del fondo de tu ser. Y con cada expiración, lo dejas deslizar por la pendiente de tu arco iris, comenzando así la expedición hacia su manifestación más feliz.

Cuando hayas puesto en camino a todos tus anhelos, visualiza esos sueños hechos realidad. Recréate en los detalles y disfruta contemplando tu participación en tan felices escenas.

Para finalizar abre los ojos y recita, con confianza y convicción, la canción de la caracola marina; afirmándote, una vez más, en tu intención de colaborar con la vida en su creativa expansión: Por pequeño que sea, todo sueña, y siguiendo el sueño que canta en su corazón, todo encuentra su sitio, su valor y su función en un sueño aún mayor, donde vibrando en sintonía, todo despierta latiendo con un solo corazón.

"Intuyendo la presencia de tu niño interior" (Cap. 3)

Escuchar en audio

Juega a promover que tu corazón se sienta contento. Juega a entusiasmarte. Te sugiero que comiences por repasar la lista de deseos escrita en tu tarjetón. Asegúrate que en esa lista, tales deseos están expresados de forma que, al leerlos, puedas imaginarlos realizados. Repasa también las felices escenas ya descritas en tu cuaderno de apuntes.

Luego quédate en silencio, intuyendo la presencia de tu niño interior, guardián de todos los sueños que alberga tu corazón. Dile a ese niño que es posible, que sois capaces y que merecéis que vuestros sueños se hagan realidad. Imagínate que lo abrazas confiando en que la vida que sois, os guiará. Y dile también que cuentas con su inocencia y su alegría para disfrutar de cada paso en este viaje.

Piensa, además, en todo lo que a tu alrededor, por pequeño que sea, también sueña; y afírmate en la intención de interesarte por sus anhelos y las posibilidades de mutua colaboración.

Después, recita una y otra vez “la canción de la caracola marina”, con el propósito de sentir más confianza, entusiasmo y esperanza. Hazlo así hasta comprobar que, tener la oportunidad de hacer los sueños realidad, abriendo tu conciencia al despliegue de la vida en su infinito potencial, te encanta.

"Abrazando el alma que te anima" (Cap. 5)

Escuchar en audio

Busca un lugar tranquilo y asegúrate de que no te van a interrumpir. Siéntate manteniendo tu espalda erguida, cierra los ojos y comienza por tomar conciencia del ritmo de tu respiración. Con cada expiración imagina que estás yendo más y más adentro, queriendo alcanzar el centro de tu ser, tu hogar interior.

Después de unos minutos respirando así, imagina que ya has llegado y que ahí, en medio de una gran paz habita tu alma niña, guardando toda la creatividad que vuestros sueños necesitan respirar para hacerse realidad.

Teniendo en cuenta este pensamiento sigue poniendo atención al ritmo de tu respiración. Ahora, al inspirar, imaginas que abrazas al alma que te anima, y, al expirar, te visualizas llenándote de su radiante energía.

Hazlo así hasta sentirte lleno de vitalidad y vuelve a ese hogar cada vez que el desánimo aparezca en tu experiencia o cada vez que quieras recordar tu esencia más espiritual.

"De donde surge todo lo que es" (Cap. 6)

Escuchar en audio

Empieza poniendo la atención en tu respiración y observa cómo vienen y van tus pensamientos. Cuando tu atención se quede apegada a alguno de ellos, vuélvela a enfocar en cada inspiración y expiración.

Sigue un rato haciéndolo así y luego imagina que, tras esas hileras de pensamientos que llegan y se van, hay un campo infinito de energía, de donde surge todo lo que es, y en donde se va a engendrar el patrón de vida necesario para manifestar lo que tu corazón quiere contemplar.

Ahora, con cada respiración imaginas que te vuelves más y más receptivo a esa fuente de inspiración brotando en el centro de tu ser. Después de un rato, finaliza esta experiencia realizando tres respiraciones profundas, en las que expresas gratitud por el camino que te lleva, el sueño que te eleva y el alma que te anima.

"Percibiendo olas de energía" (Cap. 7)

Escuchar en audio

Para avanzar por esos senderos te sugiero buscar un lugar tranquilo y tumbarte boca arriba. Concentra tu atención en tu respiración e imagínate que, con cada inspiración y expiración, escuchas el sonido de las olas que vienen y se van. Después de un rato haciéndolo así, imagina que el sonido de esas olas convoca ondas de energía moviéndose por tu cuerpo con vibrante armonía.

No hace falta poner nombre a ese caudal de vitalidad; sólo asómbrate y admira su intensidad. El poder que fluyendo llega, se hace presente en tu conciencia y luego se va.

Juega a inspirar y experimentar lo que ocurre. Juega a expirar y experimentarlo también. Juega a recorrer tu cuerpo dejando que esas olas de vida todo lo alcancen. Acepta sentir, sin evaluar, ese energético caudal. Deja que se presente tal y como es; disfruta con la vibración que podrás sentir a tu través.

Luego, levántate, ábrete aún más a ese poder y danza con él. Te puede resultar un buen acompañamiento para este momento, todo tipo de música de percusión, como timbales, tambores y panderos. Suéltate a bailar disfrutando de esa vitalidad.

Añade más fuerza a esta actividad diciendo en voz alta tu nombre una y otra vez, como si estuvieses convocando a reunión a toda la energía albergada en cada aspecto de tu ser.

Hazlo así cada vez que quieras promover más fluidez allí dónde encuentras rigidez, hasta comprobar que te sientes más proclive a la acción, a la colaboración y a la diversión.

"Descendiendo a lo más hondo" (Cap. 8)

Escuchar en audio

Busca un lugar tranquilo, siéntate, cierra los ojos y comienza a respirar sin pausa, como se mueven las olas al compás de la marea. Inspira y expira imaginando que con cada respiración, cual Sirena Serena, vas descendiendo a lo más hondo, a tu cueva interior, con la intención de escuchar lo que aún, y muy a su pesar, está esperando a ser en libertad.

Escuchar lo que está frustrado pues, sin entender la razón, en su intento de movimiento, solo consigue generar rechazo. Y por lo tanto, queda sin comprensión su positiva intención. Ahí sigue esperando inocente vida que tiene ganas de jugar. Aspectos de ti cuya energía busca aceptación e integración en tu conciencia de ser.

Mantente durante un buen rato en silencio y quietud, inspirando y expirando sin pausa y en disposición de permitir, sin enjuiciar, que se muestre la frustración, la rabia, la impotencia, la pena, la indignación o cualquier otra emoción palpitando en tu interior. Cuando empieces a percibir esa energía juega a seguir su rastro. ¿Cómo la sientes? ¿En qué parte de tu cuerpo se hace presente? Juega a observarla. A permitirle ser a su manera. Y cuando estés sintiéndola más claramente, pregúntale: ¿cuál es tu positiva intención? ¿Qué estás queriendo aportar a nuestra vida? ¿Qué es lo que deseas expresar? ¿Qué valor estás queriendo preservar?

No busques respuestas; simplemente sigue consciente de tu respiración y mantente receptivo a la experiencia. Permanecer con esa energía, sin juzgarla, puede abrirte a algún tipo de intuitiva comprensión sobre cuál fue la interpretación que te llevó a bloquear su desarrollo e impedir su manifestación. Desde esta compasiva perspectiva contempla ese aspecto de ti en la luz de lo que es y afírmate en la confianza de encontrar saludables cauces de expresión para resolver su agitación.

Con esa intención, vibrando cual Sirena Serena, te propongo recitar una canción que le ayude a actuar con otra cadencia y otro compás y así, en su manifestación, no asustar. Esto es lo que para finalizar esta meditación tienes que entonar y hacerlo desde el amoroso silencio de tu corazón:

Confío en tu positiva intención. Te doy permiso y bendición para tu movimiento y expansión. Tienes tu sitio y tu función en este espacio de silencio y conciliación pues lo que tu das tiene infinito valor para todo lo demás.

En el canto de la vida todo tiene un ritmo y vibra en la frecuencia del amor incondicional; en un perfecto equilibrio entre recibir y dar, como en equilibrio también están, en medio del silencio, las notas que forman el cantar.

Esto es lo que en tus caracolas cantantes puedes grabar. Esta es la serenata que tu ogro necesita escuchar.

Juega a hacerlo así, a modo de meditación, como si estuvieras buceando cual sirena en el fondo del mar. Juega, si quieres, a entonar esta canción mientras te das un baño templado, en agua con sal. Lo más importante es que mantengas la intención de promover que algo se abra camino en ti, al compás de tu compasiva atención; y que en el fondo de tu ser, nuevos recursos empiecen a florecer, dónde antes sólo había resistencia, incomodidad y frustración.

"Desde el espacio conciliador de tu corazón" (Cap. 9)

Escuchar en audio

Después, siéntate en un lugar tranquilo, coloca tu atención en el centro energético de tu corazón y observa tu respiración. Imagina este centro como una laguna en calma. Con cada inspiración las aguas se aquietan más y con cada exhalación se vuelven más transparentes.

Cuando hayan pasado algunos minutos haciéndolo asi, afírmate en tu intención de dar la bienvenida, sin prejuicios, a todo lo que se manifieste en esta experiencia. Confía en que toda turbulencia, en forma de distorsionante memoria inconsciente, queda desactivada; y todo puede verse reflejado tal como es, encontrando su sitio, su valor y su función, en las aguas, ahora calmas y transparentes, de tu laguna interior.

Vibrando con esta confianza y esta cordial intención, al inspirar abre tus brazos como si la vida entera quisieras abrazar; mientras que al expirar, contemplando aquello que se haya hecho presente en el campo de tu atención, completa el abrazo dejando tus manos cruzadas sobre tu pecho. En ese momento, con tu mejor voluntad, entona los versos que vienen a continuación:

Te doy la bienvenida a este espacio conciliador en el que guiados por la inteligencia del corazón podemos vibrar en sintonía. Gracias por estar aquí, ayudándome a reflejar en mi conciencia el glorioso círculo espiritual que a todo integra en una armoniosa totalidad.

Hazlo así una y otra vez con todos los aspectos de la vida que, a los dos lados de tu piel, respondan a la llamada a sintonía que emites desde el centro de tu ser. Y hazlo consciente de que para experimentar plenitud, ha de llegar antes la integración.

"Tu árbol interior" (Cap. 10)

Escuchar en audio

Colócate de pie, con las piernas ligeramente separadas, y cierra los ojos. Toma conciencia del ritmo de tu respiración e imagínate siendo tu árbol interior.

Con cada inspiración recoges una espiral multicolor de energía que, viniendo desde el corazón del sol que te ilumina y entrando por tu cabeza, llega hasta tu corazón. Con cada expiración, esa energía va descendiendo y sale por tus pies hasta alcanzar el corazón de la tierra en la que te apoyas. Imagina además que esa energía inunda tu ser y despierta todo tu potencial de sabiduría y poder creador.

Después de un rato haciéndolo así, imagina que con cada inspiración recoges una espiral multicolor de energía que, viniendo desde el corazón de la tierra que te sustenta y entrando por tus pies, llega hasta tu corazón. Con cada expiración, esa energía va ascendiendo, despertando en tu árbol interior toda la fortaleza y vitalidad que te permite expandirte y fructificar.

Luego deja de poner atención a tu respiración y, mientras imaginas que esa espiral de energía fluye libre dentro y fuera de ti, recita, con convicción y determinación, la siguiente afirmación: Todo tipo de recursos fluyen a mi vida con facilidad y abundancia, y me siento feliz compartiendo este caudal de prosperidad. Hazlo así hasta que te sientas lleno de confianza, vitalidad y deseoso de colaborar en la expansión de la vida en su totalidad.

Puedes jugar a realizar estas actividades acompañándote de sonidos de cuencos, cantos de mantras, aromas u otros elementos rituales; según tu afición, tu sensibilidad, experiencia e información. Lo importante es que te mantengas en tu intención de sintonizar con el espíritu de la vida danzando en tu interior.

"Volviendo al centro" (Cap. 11)

Escuchar en audio

Busca un lugar tranquilo, cierra los ojos y toma conciencia del ritmo de tu respiración. Luego lleva tu atención al centro energético de tu corazón, y con cada respiración imagina que entras en sintonía con la amorosa vibración de ese círculo cordial. Después de un rato haciéndolo así, recita en silencio, y con convicción, la siguiente intención dedicada a todo lo que quiere jugar a ser en tu experiencia vital:

Tomo conciencia de lo que soy y, en el espacio y el tiempo, mis movimientos lo manifiestan.

Entro en sintonía con lo que mi corazón quiere contemplar y en coherencia total, mi huella dibuja el mandala de mi propósito vital.

Danzando así, en mi conciencia de ser, se reflejan tres círculos de plenitud: el círculo espiritual, el círculo del corazón y el círculo vital. En el primero, brillo en paz; en el segundo, alumbro con amor; y en el tercero, ilumino desde la alegría, la gratitud y el ánimo de celebración.

Después, haz lo que tengas que hacer manteniéndote en la vibración de esos tres círculos. Empieza buscando, en la circunstancia que afrontes, algún motivo de celebración y, por pequeño que sea, siente gratitud. Luego disponte a vivir esa situación con alegría de ser; afrontándola, en la medida que te sea posible, con ternura, sencillez y sentido del humor. Abraza esa experiencia con todo el amor que logres sentir y siéntete en paz por haber puesto en este momento tu mejor voluntad.

Te sugiero poner en práctica esta meditación cada vez que adviertas incoherencia y desarmonía en tu interior o a tu alrededor.

"Dándo aliento y orientación" (Cap. 12)

Escuchar en audio

Busca un lugar tranquilo, siéntate con la espalda recta, los ojos cerrados y las manos apoyadas en tu regazo, y toma conciencia de tu respiración.

Imagina que estás sentado a la orilla de tu laguna interior y que, con cada inspiración y expiración, aumenta la quietud, el silencio y la calma dentro de ti y a tu alrededor. Deja que pensamientos, emociones y sensaciones vayan apareciendo y desapareciendo sin juzgarlos ni dejar que focalicen tu atención. Si te distraes, vuelve una y otra vez a tomar conciencia del ritmo de tu respiración, y afírmate en tu actitud de escucha y observación.

Después de un rato meditando así, pregúntate: ¿Qué aspecto de mi ser necesita aliento y orientación? Repite varias veces esta pregunta y luego, para favorecer que esa energía se haga presente, repite de corazón: Que en mi sueño feliz, tu sueño feliz alcance culminación.

Cuando te hagas consciente de una respuesta, abre los ojos, toma tu cuaderno de apuntes y, sintiéndote duende alentador, ayuda a esta energía a contemplar su situación y a verla como una oportunidad para crecer y evolucionar.

A tal fin, invítale a ser protagonista de una historia con final feliz que tú mismo le ayudarás a imaginar y en la que se podrá manifestar tal cómo está queriendo ser. El cuestionario que viene a continuación te será muy útil en esta situación: ¿Cómo es ese aspecto de ti? ¿A qué área de tu vida está asociada esta energía? ¿Con qué anhelo soñado está relacionado? ¿Qué quiere? ¿Con qué apoyos cuenta y qué recursos tiene para lograr lo que quiere? ¿Qué tipo de obstáculos está viendo en su camino? ¿Si los vence, que aprendizaje obtendrá y en qué forma crecerá? ¿Cómo puede transformarse ese impedimento en la posibilidad de expansión de su potencial? ¿Qué visión feliz es posible tras la superación de esa dificultad? ¿Qué sentimientos están asociados a esa visión?

Ayúdale a imaginar la trayectoria de esa transformación, tratándole con la consideración de lo que es único, original y siempre digno de amor, hasta que pueda verse siendo protagonista de ese sueño en su más plena realización. Hazlo salpicando de esperanza vuestra conversación. Recordándole que es posible percibir un obstáculo como una posibilidad de superación personal. Aportándole ejemplos de vuestra vida o de las vidas de otros en las que, en medio de la más espesa confusión, se ha terminado viendo clara la posibilidad de solución.

Acompáñale en la tarea de transformar cada enfoque negativo en un pensamiento constructivo, que reconozca y valore algún aspecto presente con el que pueda contar para progresar en sus objetivos. Graba esos pensamientos para, cuales caracolas cantantes, escucharlos con frecuencia y así vibrar más en sintonía con la frecuencia de su sentir al visualizar su deseo realizado. Y anímale también a compartir lo que ya es, más allá de la forma en la que quiera evolucionar, como una forma de salir del estancamiento, entrar en acción y así tener la oportunidad de reconocer el valor de su aportación.

"Desde la propia paz" (Cap. 13)

Escuchar en audio

También, cada mañana, procúrate un tiempo de silencio y quietud. Busca un lugar tranquilo, siéntate, cierra los ojos y, respirando conscientemente, coloca tu atención en el espacio físico de tu corazón. Imagina este centro energético como tu laguna interior. Con cada inspiración, las aguas se aquietan más y, con cada exhalación, se vuelven más transparentes.

Mantén unos minutos esta visualización y, después, vibrando como Sirena Serena, imagina que con cada respiración vas descendiendo a lo más hondo hasta sentarte en la propia paz que es el amable y espacioso sentimiento del fondo. En esa paz, entras en contacto con un infinito campo de energía, un vacío creativo de donde surge el patrón de vida necesario, para desplegar todo tu potencial. Con cada respiración te vuelves más y más receptivo a ese poder creador y a su sabia inspiración.

Luego ponte de pie, con las piernas ligeramente separadas, y, en la frecuencia de Emma, tu driada reina, imagina que al inspirar reúnes fuerza vital y una espiral de energía multicolor asciende desde la tierra de tu experiencia personal hasta lo más alto de tu árbol interior. Al expirar llevas todo el amor que sientes hasta dónde alcance tu aliento vital. Repite esta secuencia hasta que notes, en tu interior, un juguetón impulso que te invita a ponerte en acción.

"La luz de tu estrella" (Cap. 14)

Escuchar en audio

Siéntate con la espalda erguida, los pies firmemente apoyados en el suelo y los ojos cerrados. Lleva tu atención al ritmo de tu respiración y sigue su compás mientras mantienes la intención de ir llegando al fondo de tu ser.

Después de unos minutos haciéndolo así, imagínate el árbol y la laguna de tu paisaje interior. Ese árbol hunde sus raíces hasta llegar al corazón de la madre tierra, que le ofrece sus recursos incondicionalmente. Ese roble también eleva sus ramas contemplando el corazón del padre sol, que le ofrece su luz sin condición. Y a imagen y semejanza de la tierra y el sol, las cristalinas aguas de tu laguna interior, vibrando en amor incondicional, convocan al encuentro en sintonía para apoyar el crecimiento y la evolución en mutua colaboración.

Tras un rato sosteniendo esa visión, mientras sigues consciente de tu respiración, comienza a recordar uno a uno tus motivos de celebración. Después imagina que colocas tu estrella en lo más alto de tu árbol roble simbolizando así que esos aspectos de tu experiencia que estaban esperando a ser, ahora, con plena conciencia de realización, entonan un agradecido “Yo soy”. Recuerda cuanta vida ha participado en la manifestación de tan dichosas experiencias, siente todo el poder acumulado en esa pasión existencial y honra, con un sentimiento de celebración, el avance de la vida en colaboración hacia más elevadas frecuencias de vibración.

De la mano de tu alma niña, trocitos de sueños han logrado alcanzar su más elevada expresión y en tu conciencia de ser nueva vida puede ser honrada, admirada y celebrada. La intención de ese movimiento siempre es amor por la vida, amor por su expansión, amor por el proceso de creación, amor por la canción que canta cada corazón y por el canto común, canto en unión, al comprobar que todo puede ser permitiendo y colaborando a que todo lo demás también lo sea.

Así, tu estrella del alma encuentra su natural ubicación, dándole a tu árbol interior la posibilidad de saber qué sentido tiene ser lo que es. Para apoyar esa comprensión puedes recitar en silencio la siguiente afirmación: Igual que el firmamento abarca a todas las estrellas y éstas, expandiendo su luz, iluminan la bóveda celeste, también a todas las criaturas, en una red de luz, un principio de amor sustenta hasta que ellas mismas se transforman en manantial de amor y más red de luminosa vida crean.

Como final de esta meditación, abre los ojos, quédate un rato contemplando el amanecer, aprecia toda la belleza de la creación y pon tu ánimo en disposición de disfrutar de tu fiesta de la luz naciente.

"En la onda encantada de la vida" (Cap. 15)

Escuchar en audio

Inspira profundamente y mantente unos segundos conteniendo la respiración mientras te imaginas, en paz, siendo pura luz blanca. Y a continuación expira tranquilamente, visualizándote, en alegría de ser, siendo un radiante arco iris que acaba de nacer.

Y haciéndolo así, juega a recordar que eres Totalidad y cuentas con una mágica chistera, espacio de tu conciencia en el que puedes observar lo que está queriendo ser y contemplarlo también, saliendo sonriente, sabiéndose colaborador y participante de una Onda Encantada de la Vida, brillante sueño en viaje hacia su manifestación más feliz.

Después de un rato sosteniendo esta visión, vete a dormir y deja que el sueño te embargue manteniendo en tu corazón la intención de despertar sabiéndote la vida entera, jugando a ser, en infinitas formas de manifestación.

Página principal .......... Capítulo primero