¿Cuales son los felices sueños que canta tu corazón?
* * * * * *
¿Mantienes tu efectiva disposición de apoyarlos en su realización?
* * * * * *
¿Estás abriendo tu conciencia a toda la vida que quiere manifestarse a tu través?
* * * * * *
¿Cómo se está desplegando tu potencial de ser?
* * * * * *
¿Está aumentando tu sentido de aportación?
* * * * * *
¿Confías en la inteligencia de tu corazón?
* * * * * *
¿Te sientes enraizado en la abundancia de la vida y en su poder creador?
* * * * * *
¿Estás percibiendo el despertar de nuevas energías?

¿Te estás atreviendo a experimentar con nuevas formas de ser?
* * * * * *
¿Estás cambiando el paso a tus rutinas?
* * * * * *
¿Qué es lo que, por el simple deseo de jugar, estás probando más allá de lo habitual?
* * * * * *
¿Qué aspectos de tu experiencia vital están llamándote al cambio?
* * * * * *
¿Qué acciones pueden favoracer esa transformación?
* * * * * *
¿Qué enfoques pueden lograr un mayor equilibrio, belleza y armonización en tu mandala existencial?

¿Qué experimento cuando me visualizo protagonizando mis sueños?
* * * * * *
¿En esas felices escenas qué recibo?
* * * * * *
¿Qué doy?
* * * * * *
¿Con qué disfruto?
* * * * * *
¿En qué aspectos se despliega mi potencial?
* * * * * *
¿Qué talentos desarrollo?
* * * * * *
¿Qué cualidades manifiesto?
* * * * * *
¿Cómo vibro en la realización del sueño que canta mi corazón?

¿Cuáles han sido los momentos más inspiradores de tu vida?
* * * * * *
¿Qué matices de luz transmitías siendo protagonista de esas experiencias.?
* * * * * *
¿En qué otros momentos te has sentido igual?

¿Te resulta difícil encontrar coherencia entre tus valores y tu forma de actuar?
* * * * * *
¿Te asustan algunas circunstancias que tienes que afrontar?
* * * * * *
¿En qué áreas de tu vida te sientes desalentado o confundido?
* * * * * *
¿Para qué haces lo que haces?
* * * * * *
¿Disfrutas mientras lo haces?
* * * * * *
¿Qué es lo que promueve que algo, para ti, tenga sentido?
* * * * * *
¿Con qué estás realmente comprometido?
* * * * * *
¿De qué te sientes orgulloso?
* * * * * *
¿A qué estás agradecido?
* * * * * *
¿Con qué sientes entusiasmo?
* * * * * *
¿Qué te asombra y te maravilla?
* * * * * *
¿Qué te apasiona?
* * * * * *
¿Qué sabes de tus dones?
* * * * * *
¿Qué estás compartiendo con los que contigo van?
* * * * * *
¿En qué aspectos logras sentirte de utilidad?
* * * * * *
¿Por qué quieres que te recuerden los demás?

¿Qué aspecto de tu ser necesita aliento y orientación?
* * * * * *
¿Cómo es ese aspecto de ti?
* * * * * *
¿A qué área de tu vida está asociada esta energía?
* * * * * *
¿Con qué anhelo soñado está relacionado?
* * * * * *
¿Qué quiere?
* * * * * *
¿Con qué apoyos cuenta y qué recursos tiene para lograr lo que quiere?
* * * * * *
¿Qué tipo de obstáculos está viendo en su camino?
* * * * * *
¿Si los vence, que aprendizaje obtendrá y en qué forma crecerá?
* * * * * *
¿Cómo puede transformarse ese impedimento en la posibilidad de expansión de su potencial?
* * * * * *
¿Qué visión feliz es posible tras la superación de esa dificultad?
* * * * * *
¿Qué sentimientos están asociados a esa visión?

¿Se ha encaminado tu trayectoria en alguna nueva dirección?
* * * * * *
¿Contemplas tu experiencia desde más amplias perspectivas?
* * * * * *
¿Estás experimentando más sentido de rumbo y propósito?
* * * * * *
¿Has logrado superar alguna antigua limitación?
* * * * * *
¿Te sientes más presente, más auténtico y más vital?
* * * * * *
¿Te diviertes más?
* * * * * *
¿Has encontrado nuevos motivos de gratitud?
* * * * * *
¿Ha surgido un mayor sentido de aportación?

¿Qué has aprendido en el día de hoy?
* * * * * *
¿Qué has compartido?
* * * * * *
¿Se han encaminado tus acciones en la dirección de tus sueños?
* * * * * *
¿Has apoyado los sueños de los demás?
* * * * * *
¿Te has permitido ser con más libertad?
* * * * * *
¿Te has sentido útil?
* * * * * *
¿Qué aspectos de tu experiencia has honrado hoy?
* * * * * *
¿Has expresado agradecimiento?
* * * * * *
¿A quien has cuidado?
* * * * * *
¿Te has reído?
* * * * * *
¿En qué formas has expresado afecto?
* * * * * *
¿Te han demostrado cariño, respeto o reconocimiento?

De todo lo que tu corazón quiere ver, ¿qué es lo que ya estás pudiendo contemplar?
* * * * * *
¿Qué es lo que ha empezado a fructificar?
* * * * * *
¿Qué hay de nuevo para honrar y admirar?
* * * * * *
¿Algo en ti, antes desorientado, ha encontrado su sitio, su valor y su función?
* * * * * *
¿Has logrado desarrollar alguna capacidad hasta ahora sin emplear?
* * * * * *
¿En qué aspectos eres ya el cambio que en tu mundo quieres ver?
* * * * * *
¿Percibes tú vida en continua expansión?
* * * * * *
¿Qué sueños se están haciendo realidad?

¿Estás en disposición de celebrar toda la energía que has sido capaz de reunir, armonizar y compartir?
* * * * * *
¿Aprecias la abundancia de la vida en su trama de colaboración?
* * * * * *
¿Honras su poder creador?
* * * * * *
¿Sientes júbilo al contemplar los sueños que han logrado alcanzar su más elevada expresión?
* * * * * *
¿Reconocoes y agradeces todo lo que ha colaborado en la consecución de esos deseos?
* * * * * *
¿Estás abierto a recibir el presente que guarda cada instante?

¿Qué has aprendido?
* * * * * *
¿En qué aspectos te has expandido?
* * * * * *
¿Has percibido situaciones aparentemente negativas que finalmente han facilitado tu evolución?
* * * * * *
¿Te has reconciliado con algun capítulo antes rechazado de tu vida?
* * * * * *
¿Qué te ha sorprendido?
* * * * * *
¿Qué aspectos imprevistos han sido beneficiosos?
* * * * * *
¿Qué retos has afrontado?
* * * * * *
¿Se han transformado o desvanecido algunos sueños?
* * * * * *
¿Han surgido nuevos deseos?
* * * * * *
¿Qué maravillas has presenciado?
* * * * * *
¿Quién te ha enseñado y en qué forma lo ha hecho?
* * * * * *
¿Qué ha quedado liberado?
* * * * * *
¿En qué has colaborado?
* * * * * *
¿Qué tipo de huellas has dejado en tu camino?

¿Has ampliado tu conciencia de ser?
* * * * * *
¿Tienes más conciencia de las infinitas dimensiones implicadas en toda situación?
* * * * * *
¿Percibes más voluntad de realización?
* * * * * *
¿Más alegría, entusiasmo y confianza?
* * * * * *
¿Puedes sentirte vida en jubilosa expansión?

¿Qué miedos sin gestionar te mantienen alerta en un tenso intento de control?
* * * * * *
¿Temes verte desbordado?
* * * * * *
¿Hay emociones que mantienes congeladas?
* * * * * *
¿En qué área queda limitada tu vida, en contradicción con un reconocible impulso de expansión?
* * * * * *
¿Se te hace difícil darte permiso para desarrollar todo tu potencial?
* * * * * *
¿En qué asuntos entran en conflicto una excesiva autoprotección con un claro deseo de evolución?
* * * * * *
¿Qué creencias están relacionadas con estas vivencias?

¿En qué aspectos de tu plan de acción observas bloqueos o resistencias?
* * * * * *
¿Cómo puedes apoyar tu voluntad de realización?
* * * * * *
¿Qué es lo que, en tu paisaje interior, aún no ha encontrado su sitio, su valor y su función?
* * * * * *
¿Estás en disposición de percibir tu presente desde la confianza y la compasión?
* * * * * *
¿Reconoces la llamada de tu corazón convocando a la integración?


¿Qué es lo que, en tu vida, reclama ser tenido en cuenta?
* * * * * *
¿Proyectos inacabados?
* * * * * *
¿Deseos insatisfechos?
* * * * * *
¿Heridas del pasado buscando sanación?
* * * * * *
¿Conocimiento que espera ser compartido?
* * * * * *
¿Talentos por desarrollar?
* * * * * *
¿Aprendizajes que piden ser aplicados?
* * * * * *
¿Nuevas ideas a poner en práctica?
* * * * * *
¿Afectos sin cauces de expresión?
* * * * * *
¿Situaciones estancadas anhelando fluir?
* * * * * *
¿Sueños que quieren hacerse realidad?

¿Qué está en tu mano hacer para avanzar un paso más hacia tu soñada realidad?
* * * * * *
¿Qué harías si supieras que va a salir bien?
* * * * * *
¿Qué te gustaría hacer?
* * * * * *
¿Qué acciones intuyes que son las más adecuadas?
* * * * * *
¿Qué crees que debe hacerse? ?
* * * * * *
¿Qué imaginas que harían en esta situación las tres personas que más admiras?
* * * * * *
¿De qué dispongo en este momento y en qué me puedo apoyar para progresar hacia mis objetivos?

¿Qué es lo que, en ti, está esperando a ser?
* * * * * *
¿Qué es lo que, en tu vida, quiere crecer y evolucionar?
* * * * * *
¿Qué es lo que, en tu experiencia vital, está estancado y reclamando tu atención?
* * * * * *
¿Qué es lo que, en tu conciencia de ser, se está queriendo manifestar?
* * * * * *
¿Qué sueños quieren hacerse realidad?

¿En qué aspectos de tu presente puedes apoyarte para avanzar hacia tu soñada realidad?
* * * * * *
¿En qué recursos?
* * * * * *
¿En qué afectos?
* * * * * *
¿Qué talentos, cualidades y actitudes pueden resultarte de utilidad?

¿Qué es lo que tu corazón quiere contemplar?
* * * * * *
¿Cómo es tu Sueño Feliz?
* * * * * *
¿En qué frecuencias vibra tu Onda Encantada de la Vida?
* * * * * *
¿Cuáles son las semillas de los sueños que en tu vida quieren florecer?
* * * * * *
¿Qué es lo que, en tu vida, está queriendo jugar a ser?
* * * * * *
¿Qué es lo que, en tu experiencia vital, está llamándote a crecer y evolucionar?

¿Qué ves cuando te imaginas protagonizando tu soñada realidad?
* * * * * *
¿Qué sucede, que experimentas, que sientes cuando en tu viasualización ya se está manifestando lo que tu corazón quiere contemplar?

¿Hasta qué punto eres consciente de la vida que eres, aquí y ahora?
* * * * * *
¿Estás en disposición de contemplar tu existencia como un tesoro?
* * * * * *
¿Qué es lo que admiras de tu momento presente?
* * * * * *
¿Hacia qué sientes agradecimiento?
* * * * * *
¿Qué honras y valoras?
* * * * * *
¿Reconoces todo aquello que está colaborando a que puedas avanzar por tu camino y disfrutar de esa vivencia?
* * * * * *
¿Abrazas tu vida con entusiasmo y gratitud?

¿Qué imágenes representan tu soñada realidad?
* * * * * *
¿Qué ves cuando visualizas tus sueños en su más feliz realización?
* * * * * *
¿Qué símbolos te pueden ayudar a recordar, lo que en tu experiencia, tu corazón quiere contemplar?

¿Qué es aquello que puedes dar, y al darlo, en vez de quedarte con menos, sentirte pleno?
* * * * * *
¿Puedes sentir los intereses de otro como tus propios intereses?
* * * * * *
¿Valoras la tierra que pisas, el sol que te ilumina, el aire que respiras y las estrellas que en la noche te orientan?
* * * * * *
¿Honras el camino que te lleva, el sueño que te eleva y el alma que te anima?
* * * * * *
¿Qué es lo que tu corazón quiere contemplar?
* * * * * *
¿Sintonizas con la inocencia en tu corazón?
* * * * * *
¿Has descubierto el sosiego y la paz que surgen de la mútua colaboración?

¿Qué desafíos has sabido percibir como oportunidades de aprender y crecer?
* * * * * *
¿Qué aspectos de tu ser aún no han encontrado formas de expresión?
* * * * * *
¿Incluyes en tu agenda momentos de diversión que puedas compartir con tu niño interior?
* * * * * *
¿Qué lugares, personas y eventos te ayudan a conectar con tu optimismo y alegría de vivir?

¿Qué pensarías, sentirías y harías si no te pareciera imposible?
* * * * * *
¿Qué acciones emprenderías si te sintieses libre?
* * * * * *
¿Qué decisiones tomarías si supieras que vas a tener éxito?
* * * * * *
¿Qué ves cuando miras por encima de algunas limitadoras actitudes y creencias?
* * * * * *
¿Qué hay más allá de tu techo de seguridad?

¿Estás alimentando tu espíritu con inspiradoras influencias?
* * * * * *
¿Qué te ayuda a mantener tu ánimo en un positivo enfoque y una optimista expectativa?
* * * * * *
¿Compartes tus talentos?
* * * * * *
¿Ofreces pensamientos “lianas” a quienes quieren jugar contigo a elevar su perspectiva?

¿En qué áreas de tu vida quieres promover más fluidez?
* * * * * *
¿En qué situaciones quieres sentirte más proclive a la acción y a la colaboración?
* * * * * *
¿Qué es lo que, en el día de hoy, quieres hacer motivo de celebración?
* * * * * *
¿Qué admiras, honras y valoras en tu experiencia vital?
* * * * * *
¿Eres consciente de todo el afecto que estás dando y recibiendo?

Entrada al blog

¿Qué aspectos de ese tú mismo que presientes no terminas de permitir que se hagan presentes?
* * * * * *
¿Qué parte apartada de ti no te atreves a amar abiertamente?
* * * * * *
¿Con qué ámbitos de la vida no logras una relación cordial?
* * * * * *
¿Qué es lo que aún debe ser amado para que no tenga que llamar tu atención disfrazado de conflicto y de dolor?
* * * * * *
¿Qué es lo que aún no encuentra un lugar en tu corazón?
* * * * * *
¿Cómo influyen estas resistencias en la manifestación de tu soñada realidad?

¿Cómo va tu plan de acción para apoyar a tus sueños en el viaje hacia su más feliz realización?
* * * * * *
¿Están siendo eficaces tus primeros pasos para salir del descontento y la insatisfacción?
* * * * * *
¿Cómo estás celebrando tus avances?
* * * * * *
¿Estás sabiendo valorar el camino que te lleva, el sueño que te eleva y el alma que te anima?
* * * * * *
¿estás encontrando saludables cauces de expresión para tus energías?

¿Hay algo que pueda entregar a los demás que, a su vez, me permita liberar mi potencial?
* * * * * *
¿Cómo puedo usar mi energía en acciones que, además de promover mi realización, beneficien a los de mi alrededor?
* * * * * *
¿En qué aspectos de mi vida puedo actuar con más libertad, confianza y generosidad?
* * * * * *
¿Estoy apoyando los sueños de los que están a mi alrededor?
* * * * * *
¿Tengo una actitud curiosa y receptiva hacia nuevas oportunidades en las que pueda tener cabida toda mi apasionada energía?

Además...

Y enlaces sobre ...

"Lo que el corazón quiere contemplar"

RENGLONES
Selección de frases:

La marea de cada día deja en la playa inesperados tesoros. A veces son restos de nuestros sucesivos naufragios, y podemos transformarlos en material útil para nuevas travesías. Ola a ola… caracola. (Cap. 1)

Creo que la vida extiende su poder creador a quien la abraza sin prejuicios. (Cap. 1)

Por pequeño que sea, todo sueña; y siguiendo el sueño que canta en su corazón, todo encuentra su sitio, su valor y su función en otro sueño aún mayor, donde vibrando en sintonía, todo despierta latiendo con un solo corazón. (Cap. 1)

Juego a encontrarme con todo aquello que, en mí conciencia de ser, se está queriendo manifestar. Cuando lo encuentro juego a soñar que ya está presente y lo ayudo en su evolución, afirmándome en la intención de colaborar con la vida en su creativa expansión. (Cap. 1 - Sec. InspirAcción)

Dentro de este juego de la vida, todo guarda en su interior una ley universal; una ecuación creadora que se pone en marcha independientemente de la comprensión del jugador, pero en directa relación con su fe y su entrega incondicional al juego. (Cap. 1 - Sec. InspirAcción)

Todo lo que es en un Sueño Feliz de Totalidad, lo es; permitiendo y colaborando a que todo lo demás también lo sea. (Cap. 2)

Para familiarizarte con la doble perspectiva de lo individual y lo total, te animo a completar un puzle. Fíjate, mientras juegas, en la importancia de cada pieza para lograr la visión global; y considera, a la vez, el sentido que otorga el conjunto a esa aportación particular. Con esta misma intención también te puede ayudar hacer deporte en equipo, cantar a coro o pararte un rato a observar cada aspecto de tu cuerpo haciendo su labor, a la vez que te contemplas como una totalidad en la que cada elemento tiene su sitio, su valor y su función. (Cap. 2 - Sec. InspirAcción)

Ayudaría a cada libro, a cada texto y a cada documento, a cumplir su función y a encontrar su puesto; ese en el que tienes la oportunidad de ser todo lo que eres, y compartiéndolo, en vez de quedarte con menos, te llenas más, te sientes más pleno. (Cap. 3)

Ella observa y atiende sus pensamientos, sus emociones y sus sensaciones. Y haciéndolo toma conciencia de lo que entusiasma su corazón. Ella, además, se hace responsable de la coherencia de sus acciones con esa visión y esa misión que va cuajando en su interior. (Cap. 3 - Sec. InspirAcción)

Atiende todo lo que en ti aún no ha encontrado su sitio, su valor y su función; comprometiéndote a acompañarlo en su evolución que es también el viaje hacia tu conciencia de realización en creativa expansión.(Cap. 3 - Sec. InspirAcción)

Quizás es el momento en el que vibrando en la frecuencia de Diminuta Máxima, aunque te creas insignificante, te des permiso para sentirte colosal. Eso supone crecer. Apoyar el despliegue de la vida que, en tu conciencia de ser, quiere expandirse para ser admirada, honrada y celebrada. (Cap. 3 - Sec. InspirAcción)

Luego quédate en silencio, intuyendo la presencia de tu niño interior, guardián de todos los sueños que alberga tu corazón. Dile a ese niño que es posible, que sois capaces y que merecéis que vuestros sueños se hagan realidad. Imagínate que lo abrazas confiando en que la vida que sois, os guiará. Y dile también que cuentas con su inocencia y su alegría para disfrutar de cada paso en este viaje. (Cap. 3 - Sec. InspirAcción)

Despertar a la frecuencia de vibración de Bota Rebotada significa jugar a tomar conciencia, con inocencia, asombro y confianza, de la vida que eres, aquí y ahora, incluyendo materia y forma, capacidad y sentido, sueños y esperanzas. (Cap. 4 - Sec. InspirAcción)

Si dejas que ella tome vida en tu vida, Bota Rebotada te va a enseñar que más allá de los juicios basados en las apariencias, todos tenemos un sitio, un valor y una función; y desde alguna perspectiva todo puede ser admirado, si a tu mirada le pones inocencia y corazón. (Cap. 4 - Sec. InspirAcción)

No sabe cómo pero sabe que así quiere que sea. (Cap. 4 - Sec. InspirAcción)

Más allá de tu apariencia y logros actuales, al estilo del armario de roble de Diminuta Máxima, confías en que en tu naturaleza está la sabiduría y los recursos para desplegar todo tu potencial. (Cap. 4 - Sec. InspirAcción)

Con el tiempo he descubierto que se puede mirar con el corazón y entonces se tiene una visión doble pero paradójicamente más exacta. Se ve con respeto, aceptación, compasión y ternura lo que cada uno está siendo aquí y ahora; pero se ve también con confianza, esperanza y entusiasmo lo que esa persona es capaz de ser. (Cap. 5)

No te preocupes demasiado por las apariencias. Más allá de lo que somos capaces de entender es posible intuir una belleza, una armonía y unos órdenes del amor que hablan de plenitud, paz y alegría. Cuando te desorientes busca esos vislumbres. Confía en que los encontrarás. Te voy a contar algunos que a mí me han maravillado y rescatado siempre: Escucha cantar a un coro; date cuenta de cómo son capaces de hacerse uno con sus voces. Abraza a otro ser humano, si puede ser a un niño; observa cómo eres capaz de entenderle aunque su idioma y su cultura te sean extraños. Párate en un verso; el baile de sus palabras te trasportará a una comprensión más allá de los signos. Contempla un cuadro al óleo, fija tu mirada en una pincelada y dile “existes y te veo”; luego observa el cuadro en su totalidad pero sin perder de vista ese trazo particular. (Cap. 5)

Cada cosa, por insignificante que parezca, tiene su lugar y su valor. Sólo es necesario adoptar la perspectiva adecuada al contemplarla. (Cap. 5)

Por pertenecer a la vida podrás contar, en todo momento, con la fuerza de tu espíritu. Es una cualidad que si confiamos en ella todos podemos manifestar. Y consiste en saber encontrar algo que dar cuando parece que ya nada nos queda; y, dándolo, encontrar una puerta de salida al drama y a la adversidad. Suele ser hermosa la manera en que toma forma y presencia este poder, pues todo empieza con una pequeña decisión, un primer paso, algo sencillo pero que finalmente resulta ser la entrada a la alegría de vivir, porque la propia vida ha encontrado su rumbo verdadero. (Cap. 5)

Para comprender la vida, primero hay que amarla. (Cap. 5)

Para avanzar por la vida tendrás que tener en cuenta la tierra que pisas, pero también el sol que te ilumina, el aire que respiras y las estrellas que en la noche te orientan. Pero sobre todo tendrás que escuchar tu corazón. De su mano, podrás reconocer y agradecer el camino que te lleva, el sueño que te eleva y el alma que te anima. (Cap. 5)

Si me pierdo, recordaré que mi rumbo está escrito en mi corazón. Y que aún en el sueño del olvido, todo a coro cantará a mi oído la canción de mi alma, la que aprendí de niño, la que canta el sueño que aún no se ha cumplido. Y cantarán así, hasta cantar conmigo en un común despertar agradecido (Cap. 5)

Como reconstituyente para el ánimo, cuando te encuentres vacío o creas que ya nada te queda, recuerda preguntarte: ¿qué es lo que yo puedo dar? Y entrega aquello que aparezca como respuesta. Confía en que haciéndolo pasarás de sentirte victima a saberte protagonista movido por la fuerza de tu espíritu, leal militante de la vida. Con esta actitud también cultivas esa disposición de ánimo desde la que puedes contemplar los intereses de otros como tus propios intereses, y sentir el sosiego y la paz interior que proviene de la mutua colaboración. (Cap. 5 - Sec. InspirAcción)

Como sabe tu alma niña, aunque todo parezca igual, a cada instante, todo es diferente; y así visto, el presente resulta apasionante. (Cap. 5 - Sec. InspirAcción)

Puedes empezar a jugar, en este cuento de encuentro, a percibir señales de sincronicidad. Es un juego divertido que consiste en observar si, a tu alrededor, algo parece moverse con tu mismo secreto compás. Es la manifestación de que tu corazón ya está siendo centro de atracción para todo aquello afín a tu misión y que, aún sin saberlo, comparte tu visión; y en tu sueño feliz, su sueño feliz ha de encontrar culminación. Si descubres tales signos acéptalos como una oportunidad para ver más allá de las probabilidades establecidas y disfrútalos, confiando en que hay variables invisibles que están apoyando tu misma intención.(Cap. 6 - Sec. InspirAcción)

En ese momento decidió arriesgarse. Ya estaba harta de estar siempre escondiéndose y de sentirse avergonzada de sí misma, de lo que era y de lo que ardía en su interior. Fue como si las lágrimas de la niña hicieran rebosar el vaso de su propia pena. A partir de ahí, supo lo que tenía que hacer. (Cap. 7)

Todo sueño, si sobre la tierra se quiere contemplar, en su horma debe contener, además de una visión, un perseverante plan de acción; en el que paso a paso abundante energía encuentre canalización, y de ser un sueño inmovilizado en la teoría, pueda transformarse en un sueño apasionado movido por la fuerza del espíritu en la vida. (Cap. 7 - Sec. InspirAcción)

En estos primeros pasos escuchando más y más a tu corazón y apoyando a tus sueños en el viaje hacia su manifestación, ¿has sentido que crecías? Ver lo que tu corazón quiere contemplar tiene sobre todo relación con permitirte ser y con ampliar la conciencia de esa vida en expansión. (Cap. 7 - Sec. InspirAcción)

Su voz sabe entonar lo que escucha en el fondo de todo lo demás. Canta lo que canta el fondo de una mirada cuando, más que mirar, admira. Canta lo que canta el fondo de la risa, cuando el reír no tiene prisa. Y canta lo que canta el corazón cuando no hay condición que frene su canción. Le llamamos Sirena Serena y, como era de esperar, cuando esta sirena canta, el alma de todo se calma y se serena. (Cap. 8)

Ella suele decir que canta lo que canta el fondo de la vida y que lo canta porque le encanta, ya que eso siempre suena de maravilla. (Cap. 8)

Un día, Sirena Serena cayó en la cuenta que tenía el don de llegar hasta el fondo de los llamados problemas; no sólo en ríos, mares o albercas, sino también en todo lo que un alma alienta. Y desde entonces es capaz, te lo puedo asegurar, de escuchar en esos fondos la alegría taponada, el entusiasmo enfangado o la fortaleza arrinconada. Y cantando su melodía, ayudarles a encontrar caminos para liberarse y volver a vibrar en armonía. (Cap. 8)

Un pedido de amor va a ser atendido y con ese logro, lo que hay de ogro en ti, va a encontrar formas de manifestación; sacando a la luz, en ese movimiento vital y sanador, las riquezas que junto a su desilusión quedaban encerradas en su cueva interior. (Cap. 8 - Sec. InspirAcción)

Confío en tu positiva intención. Te doy permiso y bendición para tu movimiento y expansión. Tienes tu sitio y tu función en este espacio de silencio y conciliación pues lo que tu das tiene infinito valor para todo lo demás. (Cap. 8 - Sec. InspirAcción)

En el canto de la vida todo tiene un ritmo y vibra en la frecuencia del amor incondicional; en un perfecto equilibrio entre recibir y dar, como en equilibrio también están, en medio del silencio, las notas que forman el cantar. (Cap. 8 - Sec. InspirAcción)

Todo su paisaje emitía una frecuencia tan bienaventurada que hasta las sombras gloriosas se sentían, recordándose testigos de la luz del día. (Cap. 9)

Seguimos jugando a ser. Favoreciendo el gozoso movimiento vital que vibra con inocencia y en libertad, con la única intención de ser y siendo, permitir y colaborar a que todo lo demás también lo sea. Esa es la entonación con la que canta tu corazón convocando a armónica reunión. (Cap. 9 - Sec. InspirAcción)

Es el momento de regresar al centro. A esa laguna interior que convoca al equilibrio, al encuentro y a la celebración. Desde ese centro puedes jugar a integrar, posibilitando que todo encuentre su sitio, su valor y su función, en la circular asamblea de tu corazón. (Cap. 9 - Sec. InspirAcción)

Todo sueño, si sobre la tierra se quiere contemplar, en su horma debe contener, además de una visión, un perseverante plan de acción; en el que paso a paso abundante energía encuentre canalización, y de ser un sueño inmovilizado en la teoría, pueda transformarse en un sueño apasionado movido por la fuerza del espíritu en la vida. (Cap. 9 - Sec. InspirAcción)

Si miras el camino que has ido dejando atrás, comprenderás que infinitos son los elementos que han posibilitado tal caminar. Infinito el caudal de energía desplegándose en luces y sombras, dimensiones, rumbos y geometrías. Infinita vida haciéndose y deshaciéndose para ir tejiendo la singular trama de tu laberinto vital. Tras esta contemplación puedes entender que desde la puntual e individual perspectiva no hay suficiente visión para determinar qué es digno de amor y qué no merece tal distinción. Así puedes llegar a comprender que para seguir creciendo tienes que confiar en la inteligencia de tu corazón, que es potente energía que convoca a la integración. (Cap. 9 - Sec. InspirAcción)

Confío en la inteligencia de mi corazón donde encuentro conocimiento y efectiva disposición para, aquí y ahora, vibrar en sintonía con todo lo que es y encontrar creativos cauces de acción desde la paz y la libertad de ser. (Cap. 9 - Sec. InspirAcción)

Vibrando con estos sentimientos, las aguas de tu mar emocional se calman, de la turbulencia pasan a la transparencia, y cada aspecto que en ellas se refleja encuentra su lugar, su valor y su función en un armonioso orden de amor. Del rechazo pasas a la integración, quedando todo convocado en su positiva intención, posibilitando el cantar todos a una, y reflejar la gloria de la plenitud que es silencio y sombra, además de canción y luz. (Cap. 9 - Sec. InspirAcción)

Desde ese patrón de frecuencia en el que canta tu corazón, equilibras y elevas tu vibración hasta alcanzar la conexión con una gran riqueza de información, conocimiento e intuición. Dicha energía, inteligencia espiritual reinando en lo más elevado de tu árbol interior, tiene todos los recursos y un plan de acción para asumir la responsabilidad del despliegue de todo tu potencial, y así poder reconocer la inmensidad de tu verdadera identidad, contemplándola desde la conciencia de unidad con todo lo demás. (Cap. 9 - Sec. InspirAcción)

Quería poder abrigar a su roble, hacerle un traje adecuado que diera calor a su tronco, a sus ramas, a sus raíces, y también arropara su alma y resguardara todos sus sueños. (Cap. 10)

Vibrando con Diminuta Máxima comenzaste este viaje escuchando, con emoción, los felices sueños que canta tu corazón. Y decidiste jugar a caminar hasta alcanzar el horizonte en el que, esos sueños, pudieran contemplarse hechos realidad. Territorio que es un estado de ser, en el que puede ser en libertad, toda la vida que quiere manifestarse a tu través. Caminar que supone recorrer la vertical que va, desde la semilla de plenitud en el fondo de tu ser, hasta el máximo despliegue de tal potencial. Incluyendo, además, tomar consciencia de tu aportación vital, la luz de tu estrella personal, a la totalidad en la que tu vida inmersa está. Recorrido que implica confiar en la inteligencia de tu corazón, potente energía que convoca a la integración en tu conciencia de ser. Energía que cual transparente y calmada laguna interior, en la entonación del amor incondicional, sirve de nutrición al roble que hay en ti. (Cap. 10 - Sec. InspirAcción)

¿Dispuesto a ser “el roble que logre pasar de la categoría de roble estrellado contra el suelo a la de roble estrellado mirando al cielo, por coronado en su copa con una estrella, mientras sigue siendo un imponente roble bien enraizado en la tierra”? Eso significa sentirte un ser humano, hombre o mujer, con todas tus energías encendidas, luciendo radiante en la frecuencia de vibración que simboliza tu estrella personal, y habiéndote sobrepuesto a cualquier negativa creencia o maldición, culpa o sensación de no merecimiento, palpitando en tu memoria ancestral. (Cap. 10 - Sec. InspirAcción)

Jugando a enfocarte en tu crecimiento interior, habiendo activado el centro de tu ser y bien anclado en la abundancia de la vida y en su poder creador, has posibilitado la activación de tu más elevada, integradora y creativa energía, que responde a la frecuencia de vibración que emite tu corazón, llamando al encuentro en sintonía. Has despertado en ti a tu driada reina.(Cap. 10 - Sec. InspirAcción)

Tal activación significa haber sintonizado con tu inteligencia más espiritual, capaz de ir más allá de las dualidades que separan y fragmentan, a la vez que amar la posibilidad de contraste y diversidad que ellas potencian, para experimentar no solo el poder creador sino también la belleza de la creación. Capaz de salir, en creativa espiral, de los círculos cerrados de miedo y limitación y de de encontrar armonías entre diversas frecuencias de vibración, permitiendo que en tu conciencia el sonido de la vida dibuje más luz, color, movimiento y geometría.(Cap. 10 - Sec. InspirAcción)

Amor, poder creador y sabiduría dan como consecuencia la habilidad para crear y disfrutar un mundo de belleza, equilibrio y armonía. En ese proceso estás, realización creativa de tu destino personal. (Cap. 10 - Sec. InspirAcción)

Estrella sabía que el arcón había pertenecido a su bisabuela Feli, reconocida modista en otros tiempos, así que pensó que quizás ese libro era un álbum de recuerdos de trajes realmente distinguidos y, mientras lo hojeaba, pensó cómo sería vestirse así. Se visualizó con un precioso traje de alegre confianza al que le añadió uno broche de fe, un chaleco de paciencia y un pañuelo de esperanza. Luego siguió con un vaporoso vestido tejido a base de divertidos pensamientos y centelleantes flecos de risas. Y al jugar de esta manera descubrió que no solo conseguía imaginarse con esa sutil apariencia sino, lo más importante, sentirse así. Comprendió que ese misterioso libro describía lo que cada cual puede encontrar en el baúl de su corazón y las variopintas formas de vestirse de felicidad que puede crear a partir de ese infinito material.(Cap. 11)

Comprobó que le resultaba muy divertido vislumbrar los trajes de luz con que se mostraba vestida el alma de los demás, cuando ella les contemplaba desde el corazón. Y desde esta disposición, cuando veía a alguien triste o desanimado, hablando de todo lo que le faltaba para poder ser feliz, Estrella buscaba en su interior sentimientos de compasión y solidaridad; y vestida así, le enseñaba el libro dorado y, si se lo permitía, le ayudaba a encontrar el doble fondo de su propio baúl donde descubría los recursos necesarios para vestirse de plenitud. (Cap. 11)

Jugar a ser al modo de la Estrella de nuestro clan, supone la oportunidad de alcanzar la frecuencia de vibración que está en sintonía con tu particular misión. Es jugar a ser, aquí y ahora, el primer elemento coherente con ese sueño feliz que tu corazón quiere ver convertido en realidad. Si has de formar parte de esa gozosa manifestación tienes que mantenerte en su entonación. (Cap. 11 - Sec. InspirAcción)

Desde ese sentimiento también puedes jugar a imaginar todo aquello que abarca tu experiencia, vestido de luz, habiendo encontrado, su sueño, feliz culminación. Lo podrás contemplar de esta manera si tu atención queda enfocada en las costuras de inocencia y en la etiqueta de respeto y dignidad que, por derecho de nacimiento, cada cual lleva en su interior. Para ayudarte en este empeño, nunca olvides añadir a tu ánimo un flexible cinturón hecho de cintas de confianza espiritual y un anillo de fe, que los demás advertirán cuando te observen señalándoles, no por el potencial que aún no han llegado a desplegar sino porque adivinas el brillo de su alma jugando a manifestar su luz. (Cap. 11 - Sec. InspirAcción)

Tomo conciencia de lo que soy y, en el espacio y el tiempo, mis movimientos lo manifiestan. Entro en sintonía con lo que mi corazón quiere contemplar y en coherencia total, mi huella dibuja el mandala de mi propósito vital. Danzando así, en mi conciencia de ser, se reflejan tres círculos de plenitud: el círculo espiritual, el círculo del corazón y el círculo vital. En el primero, brillo en paz; en el segundo, alumbro con amor; y en el tercero, ilumino desde la alegría, la gratitud y el ánimo de celebración. (Cap. 11 - Sec. InspirAcción)

Para facilitar esta percepción, te propongo salir de paseo. Busca un lugar tranquilo; y camina un rato observando todos tus movimientos y comprobando que al caminar das un paso en el vacio mientras con el otro te afirmas más. Sería imposible andar si no aceptaras experimentar esa porción de vacío o si lo quisieras eliminar de tu camino, consiguiendo con ello únicamente bloquear tu avance. (Cap. 11 - Sec. InspirAcción)

Jugando a ser Estrella aprendes que es necesario el vacio para manifestar la forma, que también la oscuridad sirve para que la luz pueda resplandecer más, y disfrutas activando las energías más acordes con tu propósito vital. (Cap. 11 - Sec. InspirAcción)

La frase, que amablemente esas extrañas criaturas le repetían, decía así: “Que en mi sueño feliz, tu sueño feliz se alcance”. Y cuando ya todos se tranquilizaron, le explicaron que era su saludo preferido y, como viajeros en camino, con un sueño feliz cantando en su corazón, era lo que a todos con los que se cruzaban deseaban, pues no concebían que feliz fuera su sueño a no ser que quienes en él estaban su sueño feliz también realizaran. (Cap. 12)

Y todos sintieron esa noche, cuando se acostaron al raso, que al igual que la estrellas forman constelaciones, ellos también estaban siendo unidos por sincronicidades, como si se tratase de la reunión de un clan, hubiera un mapa que representase los caminos de sus sueños, y esos caminos confluyesen en un mismo lugar. (Cap. 12)

Y soñaron, ahora con los ojos cerrados y algún ronquido, que igual que el firmamento abarcaba a todas las estrellas y éstas, expandiendo su luz, iluminaban la bóveda celeste, también a todas las criaturas, en una red de luz, un principio de amor sustentaba hasta que ellas mismas se transformaban en manantial de amor y más red de luminosa vida creaban.(Cap. 12)

Para ello te sugiero empezar por cuestionarte todo lo que te cuentas en tu diálogo interior, pues Teo solo tiene memoria para historias que alientan y reconfortan. Es cierto que acepta considerar hundimientos, estancamientos, confusiones, sombras, vacíos y desorientaciones, pues ahí es donde más sentido adquiere su don, pero sólo como el paso necesario para construir algo mejor. Una vez tenida en cuenta la insatisfacción, se concentra en lo que puede ser la solución, el aprendizaje y la superación. (Cap. 12 - Sec. InspirAcción)

Además, mantenerte en la onda de tu duende alentador también significa confiar en que todo tiene vocación de contribuir y que en ese servicio encuentra forma de brillar, evolucionar y sonreír. (Cap. 12 - Sec. InspirAcción)

¿Qué es aquello que de ti puedes dar que a otros puede ayudar, y que además, al darlo tú, descubres que sigues teniendo más y que parece infinito ese potencial? Ese don suele ser una forma de amor, y puedes descubrirlo si te colocas en disposición de ser útil a la vida y a quien contigo va. Solo se trata de dar aquello que hay en ti y que tanta satisfacción te produce compartir. Eso ya es vocación, es decir, profunda inspiración que te invita a desplegar tu potencial y a compartir ese caudal para facilitar la evolución de todo lo demás. (Cap. 12 - Sec. InspirAcción)

Teo te enseña que encontrar sentido a tu caminar tiene que ver con dar y con estar agradecido a la vida por esa posibilidad. En toda ocasión puedes elegir jugar a ver tu vida como una oportunidad para compartir los dones que, de forma única, tú puedes aportar. (Cap. 12 - Sec. InspirAcción)

Era sagrada esa fogata porque evocaba el poderoso amor que en el centro de la vida ardía y el corazón de toda alma encendía. (Cap. 13)

Luego honraban, otra vez, el silencio, el vacío y la quietud que es la nada que está en el fondo de toda creación; y como final de este ritual, todos leían y recordaban para sus adentros sus anhelos particulares, esas piezas del puzzle que cada cual debía colocar en su lugar para que el puzzle completo se pudiera realizar. (Cap. 13)

Y recordaban también que para que sus zapatos pudieran mantenerse firmes en la tierra de sus sueños, habrían de poner en ellos toda su energía; es decir, toda su sabiduría, todo su amor, e inspiradas y disciplinadas porciones de acción. (Cap. 13)

Viajando con tus sueños hacia el horizonte de su realización, estás ampliando tu conciencia de ser y, en tu paisaje existencial, nueva fuerza vital va encontrando cauces de acción para su expansión. Ver lo que tu corazón quiere contemplar tiene relación con permitirte ser y con ampliar la conciencia de esa vida creciendo a tu través.(Cap. 13 - Sec. InspirAcción)

Como sabe tu alma niña, aunque todo parezca igual, a cada instante, todo es diferente; y así visto, el presente resulta apasionante.(Cap. 13 - Sec. InspirAcción)

Cuando, para atender tus asuntos, decidas caminar un rato, hazlo observando tus movimientos. Así podrás comprobar que al andar das un paso en el vacio mientras con el otro te afirmas más. Y entenderás que sería imposible avanzar si no aceptaras experimentar esa porción de vacío. Toma conciencia, entonces, de que también en tu recorrido vital, la incertidumbre y la inestabilidad forman parte de tu proceso de evolución. (Cap. 13 - Sec. InspirAcción)

Viajando con tus sueños hacia el horizonte de su realización, estás ampliando tu conciencia de ser y, en tu paisaje existencial, nueva fuerza vital va encontrando cauces de acción para su expansión. Ver lo que tu corazón quiere contemplar tiene relación con permitirte ser y con ampliar la conciencia de esa vida creciendo a tu través.(Cap. 13 - Sec. InspirAcción)

Juega a conseguir que, en tu compañía, todos se sientan grandes al recordarles la grandeza de la vida que canta en su corazón. Ofrece pensamientos “lianas” a quienes quieren jugar contigo a elevar su perspectiva. Comparte tu visión más expandida para que otros sientan curiosidad y quieran ver lo que pueden contemplar, elevándose hasta su más alto propósito vital.(Cap. 13 - Sec. InspirAcción)

Procura que, antes de quedarte dormido, tu mente se enfoque en esta visión: “Igual que el firmamento abarca a todas las estrellas y éstas, expandiendo su luz, iluminan la bóveda celeste, también a todas las criaturas, en una red de luz, un principio de amor sustenta hasta que ellas mismas se transformaban en manantial de amor y más red de luminosa vida crean”. Déjate llevar por el sueño confiando en que, en los matices de tu particular luz, la infinita y creativa inteligencia de la vida que eres está sincronizando todos los acontecimientos que han de suceder en ese proceso, para que tu estrella brille en todo su potencial. (Cap. 13 - Sec. InspirAcción)

En ese bendito instante en el que la más bajita alcanzaba la altura máxima, todos los que en esta fiesta participaban sintieron que ascendían con ella, pues Diminuta Máxima a lo más alto llegaba gracias a que todos estaban en Sintonía, manteniéndose en su sitio y cumpliendo su función. Esa frecuencia de vibración era un eco del deseo de amistad que Ogro Logro entendía como una forma de amable desprendimiento y divertida solidaridad, donde todo contaba encontrando su valor en la combinación con todo lo demás. Como consecuencia, fluyeron nuevos canales de abundancia y, en correspondencia, cada miembro del clan aprendió a considerar digno de estimación lo que aún no comprendía pero su corazón intuía que tenía en alguna dimensión su particular contribución. (Cap. 14)

Comenzaste este lúdico recorrido preguntando a tu alma niña: “¿Qué es lo que, en nuestra vida, aún está esperando a ser?” Y has ido dando la bienvenida a todo lo que en este recreo ha querido participar, afirmándote en la intención de apoyar el despliegue de la vida en todo su potencial. (Cap. 14 - Sec. InspirAcción)

De la mano de tu alma niña, trocitos de sueños han logrado alcanzar su más elevada expresión y en tu conciencia de ser nueva vida puede ser honrada, admirada y celebrada. La intención de ese movimiento siempre es amor por la vida, amor por su expansión, amor por el proceso de creación, amor por la canción que canta cada corazón y por el canto común, canto en unión, al comprobar que todo puede ser permitiendo y colaborando a que todo lo demás también lo sea. (Cap. 14 - Sec. InspirAcción)

Mantener jubilosamente la visión del pastel que se quiere cocinar mientras se rompen algunos huevos, se baten juntos con la miel y se van machacando almendras en el almirez. No habría motivación para realizar estas acciones si no tuviéramos clara la visión del deseado pastel, pero tampoco no se podría manifestar ese objetivo final si quisiéramos que, en el proceso, todo se mantuviera igual. Para disfrutar del delicioso resultado, hay que apoyar en su transformación a todo aquello que quiere participar en esta lúdica misión, sea una clara de huevo deseando experimentarse a punto de nieve, sea un cacillo de miel queriendo desaparecer como tal y mostrarse únicamente como aroma en el pastel o sea una almendra, que unida a muchas almendras más, quiere ser masa fina junto a las yemas y la miel. Cambios que facilitan que, a su alrededor, algo encuentre nuevas formas de ser y con esa expansión se apoye el avance, desde la creatividad y la colaboración, hasta la plena manifestación de la soñada visión. (Cap. 14 - Sec. InspirAcción)

Entonces Hada Letrada tiene que pedir a las letras amotinadas que tengan confianza, un poco de paciencia y que no juzguen cada palabra por separado, sino que esperen a verla en su lugar dentro del relato del que va a formar parte. “¡Al final todas terminaréis comprendiendo que sois importantes y significativas!”, les asegura, y así suele insistir hasta conseguir que la mano del artista logre escribir.(Cap. 15)

Tú te quedaste guardando el sueño y toda la energía que íbamos a necesitar para volver a encontrarnos, retomar esos apuntes y, acompañándote, escribir en ellos la crónica de tu periplo. Yo tuve que recorrer el camino que me permitió transformarme en la mujer adulta que pudiera dar apoyo y desarrollo al sueño en el que somos una.(Cap. 15)

Ahora sé que estamos juntas en ese intento, y eso también me une a quien encuentro por el camino, pues tras ese impulso que es un sentimiento humano y solidario, está siempre ese niño que todos somos y que aún sueña, como si quisiera colaborar en la tarea de dar forma a todos los sueños y que todos pudieran ver el suyo. Otra vez en palabras de Benedetti: ‘con una mirada que no se avergüence de su reveladora, efímera, insustituible luz’. (Cap. 15)

Como ya te expliqué al comienzo, este es un cuento que está yendo a tu encuentro, pues en cada quien que se reconoce dando vida a este clan está esa alma niña que quiere, por fin, ser protagonista. Y está el árbol de la vida y el territorio del corazón que, llamando a sintonía, anhela que todos a su alrededor canten a una.(Cap. 15)

Juega a recordar que eres Totalidad y cuentas con una mágica chistera, espacio de tu conciencia en el que puedes observar lo que está queriendo ser y contemplarlo también, saliendo sonriente, sabiéndose colaborador y participante de una Onda Encantada de la Vida, brillante sueño en viaje hacia su manifestación más feliz. (Cap. 15 - Sec. InspirAcción)

Después de un rato sosteniendo esta visión, vete a dormir y deja que el sueño te embargue manteniendo en tu corazón la intención de despertar sabiéndote la vida entera, jugando a ser, en infinitas formas de manifestación.(Cap. 15 - Sec. InspirAcción)

Esta vez ha sido la niña de las secretas certezas la que ha marcado el rumbo, y yo he estado, en cada paso, presente a su lado. Hemos entrado en sintonía y en esa frecuencia de vibración quiero mantenerme recordando siempre su inocencia, en la que todo cabe y todo brilla, naciendo transparente. Así, quizás y a lo mejor, como les sucedió a todos los miembros del clan en el relato para el que ya he encontrado feliz culminación, un día de estos, si mi sonrisa aún existe y sale de muy adentro, se vuelva un arco iris. (Cap. 16)

Creo que la vida, como el mar a las olas, “extiende su poder creador a quien la abraza sin prejuicios” y así abraza tu alma niña, la de las secretas certezas. En ese abrazo todo cabe, todo brilla y todo se recrea. Sea cual sea el tiempo y el lugar en el que estés, con ella puedes contar para jugar a ser. (Cap. 16 - Sec. InspirAcción)

Empieza escuchando una caracola marina. Caracola que al cantarte lo que canta el fondo del mar, imaginas que, desde su aurea proporción, está cantando a coro con la vida, que sigue teniendo ganas de jugar. Y así, consciente de este lúdico y cósmico trajín, juega a soñar y en ese sueño, juega a despertar. Ola a ola … caracola. (Cap. 16 - Sec. InspirAcción)

Página principal